BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

sábado, 30 de octubre de 2010

¿REGENERACIÓN O DEGENERACIÓN DE PLAYAS EN EL MAR MENOR?

Para evitar la retirada de arena por el oleaje, producido sobretodo por los predominantes vientos de levante, en los años 80 se construyeron una serie de espigones con grandes bloques de roca en las orillas de las playas del Mar Menor, colocados con una orientación determinada, se supone estudiada en relación al hidrodinamismo del mar y a una distancia variable unos de otros.
Espigones en el Mar Menor. Zona de Los Urrutias.

Al mismo tiempo se hacía el dragado en los fondos de la laguna en distintos sitios para extraer arena y depositarla en las zonas donde se quería regenerar una playa. De esta manera se lograban crear playas de varios metros de anchura allí donde la arena había sido retirada por el mar de forma natural o quedaba poca.

Con el tiempo se ha demostrado que este método es del todo ineficaz y no logra la regeneración de las playas con efecto duradero, de manera que cada año se repite el mismo proceso de depósito de arenas en las zonas de playa para lograr que en el verano los veraneantes puedan tener zonas de recreo y baño adecuadas.
Hasta aquí el esfuerzo es válido de cara al turismo, pero como siempre es un parche más, ya que estas zonas de playa no son duraderas y el proceso tiene un coste económico más o menos alto. Pero el problema no es solo que las medidas sean ineficaces y tengan un coste económico inútil, sino que es un método muy agresivo contra la ecología del Mar Menor para intentar recuperar aquello que nosotros mismos hemos destruido.

Las razones de lo que he expuesto anteriormente son las siguientes:
  1. Al no estar bien orientados todos los espigones impiden la circulación de las aguas de acuerdo a las corrientes naturales existentes en el Mar Menor, quedando algunas zonas abnegadas de detritos debido a que estos no pueden ser retirados de forma natural por el mar, lo que provoca el consiguiente malestar entre los habitantes y veraneantes de las poblaciones adyacentes a la laguna que tienen que soportar los malos olores que se desprenden y que no pueden bañarse en estas zonas. Además de crear anoxia de los fondos y el consiguiente deterioro medio ambiental de la zona en cuestión.
  2. Por otro lado, la extracción de arenas de los fondos provoca una modificación de los procesos de erosión y sedimentación litorales, que afecta sobretodo a las algas y fanerógamas marinas, base del ecosistema marino, ya que la retirada por el mar de las arenas depositadas en la costa de forma artificial, debido sobretodo a los vientos predominantes de levante, llega a sepultarlas literalmente, impidiendo que realicen la fotosíntesis y mueran, dejando yermo el lugar que ocupaban estas algas y de paso dejando sin arena otra vez el sitio donde se había depositado esta de forma artificial.
En conclusión, una vez más, como se viene realizando la gestión del Mar Menor durante décadas ya, se han tomado medidas pensando en el turismo y en los ingresos económicos a corto plazo en lugar de pensar con unas miras más amplias y en la conservación del Mar Menor como espacio natural muy importante para nuestra Región.

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA MARINA DEL CARMOLÍ. UN LUGAR DE IMPORTANCIA ECOLÓGICA EXCEPCIONAL EN PELIGRO II

La Marina del Carmolí tiene un enorme valor ecológico, ya que en ella se pueden distinguir claramente tres tipos de ecosistemas: saladar, humedal y estepa litoral, con la fauna y flora característica de cada uno de ellos. Además tiene una gran importancia como espacio de nidificación para muchas aves migratorias.


Vegetación de saladar. Salicornias ( Sarcoconia fruticosa ) y algunas cañas ( Arundo donax )


Vegetación de estepa litoral con avena silvestre (Avena fatua ) y otras gramíneas.

Vegetación de humedal, cañaveral de Arundo donax.

Fauna y Flora característica
En la orilla de la playa y en los humedales formados por las ramblas y charcas se pueden observar numerosas aves acuáticas en distintas épocas del año, como flamencos ( Phoenicopterus ruber ), cigüeñelas ( Himantopus himantopus ), garcilla blanca ( Egretta garcetta ), tarro blanco ( Tadorna tadorna ), varias especies de gaviotas, como la patiamarilla ( Larus cahinnans ), charrancitos ( Sterna albifrons ), focha común ( Fulica atra ), garza real ( Ardea cinerea ) y varias especies de aves limmícolas ( correlimos, chorlitejos...)

Garza real ( Ardea cinerea )

Focha común ( Fulica atra )

Garcilla blanca ( Egretta garcetta )
En la estepa litoral habitan aves como el alcaraván ( Burhinus oedicnemus ), la calandria (Melanocorypha calandra), o la totovía (Lullula arborea), también algunas aves rapaces como el cernícalo común ( Falco tinnunculus ) o el aguilucho lagunero ( Circus aeruginosus )  y reptiles como la tortuga mora ( Testudo graeca ), la lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus ) o el lagarto ocelado (Lacerta lepida ). Algunos mamíferos, como por ejemplo, el conejo o erizos y numerosos insectos, sobre todo en primavera y verano.

Cogujada común ( Galerida cristata )

Lagartija colirroja ( Acanthodactylus erithrurus )

La flora más representativa está constituida por vegetación halófita en la zona del saladar, más cercana a la playa, como por ejemplo: la Salicornia ( Sarcoconia fruticosa ), Suaeda maritima, boalaga ( Thimealea hirsuta ) o las compuestas, Asteriscus maritimus y Senecio s.p, pápilonaceas como el Carretón de playa (Medicago marina ) o siemprevivas como la lechuga de mar ( Limonnium cossonianum), también es muy abundante el cambrón o cambronero ( Lycium intricatum ) y en la zona más cercana a la rambla del Albujón el taray ( Tamarix canariensis ).

Carretón de playa ( Medicago marina )

Lechuga de mar ( Limonnium cossonianum )
Cambrón o cambronero ( Lycium intricatum )

Taray ( Tamarix canadiensis )

En la zona de humedal, más cercana a las ramblas y las charcas, la vegetación que domina principalmente es la caña ( Arundo donax ) y se pueden observar algunos juncos ( Juncus s.p ).

Mientras que en la estepa litoral abundan las gramíneas, sobre todo avena silvestre ( Avena fatua ), el esparto ( Stipa tenacessima ) y al albardín ( Lygeum spartum ) y también plantas aromáticas como el tomillo (Thymus s,p ) o el romero ( Rosmarinus officinalis ).

Avena silvestre ( Avena fatua )

Basuras y contaminación humana

A pesar de todo lo anterior la zona está sucia y contaminada con toda suerte de basuras que dejan sobre todo las personas que van a pescar a la orilla de la Marina y la Rambla del Albujón, allí dejan botellas de cristal, plástico, sillas rotas, latas, etc…, incluso en una ocasión encontré un sujetador (supongo que esta persona no iría a pescar ).

Basuras en la orilla de la Marina del Carmolí.

Aunque en las zonas de estacionamiento hay contenedores de basura y carteles que indican que no se debe tirar la basura en la zona y no hacer fuegos, parece que a estas gentes lo único que les importa es hacer una buena pesca, sin tener en cuenta que si siguen contaminando de esa manera al final se convertirá en un estercolero donde no se podrá ir ni a pescar, ni a pasear, ni a disfrutar de este espacio natural.

El año pasado antes del verano hubo una campaña de limpieza y la zona quedó bastante limpia, pero a estas fechas otra vez está casi igual como estaba antes de esa campaña, debido a la falta de respeto y educación cívica y ambiental de la gente que deja allí su basura en lugar de recogerla y tirarla a los contenedores.

Medidas que se podrían tomar en mi opinión

1. Vigilar permanentemente la zona con guardas forestales.

2. Campañas de limpieza más frecuentes, ya sean populares o por parte de empleados del ayuntamiento de Cartagena.

3. Prohibir la pesca, ya que se trata de un espacio natural protegido.

4. Vigilar más el uso de vehículos motorizados por las sendas, puesto que las motos de motocross y los quads destruyen las sendas y la vegetación, asustan a los animales que viven allí y dejan restos de aceite contaminando gravemente la zona.

5. Poner pasos elevados de madera en las sendas, sobretodo en las zonas que quedan más abnegadas cuando se producen precipitaciones, con el fin de que los visitantes no se salgan de las sendas y a la vez se pueda disfrutar en todo momento de un paseo, aunque haya llovido anteriormente.

Para que no me digan exagerado, aquí queda esta foto de una persona en quads paseando tranquilamente por la zona cercana a la rambla del Albujón.

miércoles, 6 de octubre de 2010

LA MARINA DEL CARMOLÍ. UN LUGAR DE IMPORTANCIA ECOLÓGICA EXCEPCIONAL EN PELIGRO I

Situación y accesos
La Marina del Carmolí es una llanura costera de una importancia relevante dentro del Espacio Natural denominado “Espacios Abiertos e Islas del Mar Menor y Cabezo Gordo”.


Situada en la ribera oeste del Mar Menor ( Comunidad de Murcia ), entre Puntabrava y Bahía Bella frente al camping Cartagonova en la carretera que va hacia Los Alcázares, La Marina toma su nombre del cabezo del Carmolí, un afloramiento volcánico que data de la era terciaria.


Para acceder a esta zona se hace por la carretera N-332, que va desde Los Alcázares hacia Los Urrutias, y después se toma el desvío hacia la carretera general F-34, que va paralela a la costa, donde hay unos ensanchamientos en los laterales en los que se puede aparcar el coche para acceder a esta zona.

La Marina del Carmolí vista desde la cumbre del cabezo del Carmolí.
Descripción

La Marina tiene una longitud aproximada de 2.8 kilómetros y 280 hectáreas de superficie, con una anchura máxima de 250 metros en la zona cercana a Puntabrava y apenas 25 metros en la zona próxima al camping Cartagonova. Esta salpicada de pequeñas charcas de aguas salobres, donde habita entre otras especies el fartet ( zorrilla ), un pez endémico del sureste español de la familia de los ciprinodóntidos e incluido dentro del Catálogo de Nacional de Especies Amenazadas, además de alevines de otras especies de peces que viven en el Mar Menor, sobre todo mújoles.

Además por ella pasan dos grandes cañadas reales: la de Cantarranas y la de la Colada del Mar Menor, lo que le da aún más importancia si cabe.

Fartet ( Aphanius iberus ). La de arriba es una hembra y el de abajo un macho.
La zona es adyacente a un antiguo campo de aviación del ejército, se puede ver incluso una antigua pista de aterrizaje hoy en día cubierta parcialmente por vegetación, y a su lado unos barracones.
Antigua pista de aterrizaje.


Barracón militar.

También en la parte que está junto a la orilla del mar se puede observar un antiguo búnker utilizado para la vigilancia de esta costa cuando era propiedad del Ejército del Aire.

Búnker en La Marina del Carmolí.

En la parte más cercana a Puntabrava, lindando con esta población, hay un hangar que albergó un overcraff en los años ochenta y que hoy en día se encuentra en ruinas y en un estado de abandono total.

Base de hovercraft abandonada.
A lo largo de este paisaje discurren numerosas sendas por las que se puede caminar mientras se disfruta de un agradable paseo por la costa, admirando un bonito paisaje con unas vistas que abarcan todo el perímetro del Mar Menor, desde el San Pedro del Pinatar hasta Cabo de Palos, siempre y cuando no haya llovido en días anteriores, ya que en este caso, la zona queda abnegada de barro y agua, lo que hace imposible su tránsito.

Para respetar el entorno y no molestar a la fauna que habita en la zona se recomienda no salirse de las sendas y de esta manera también ayudaremos a la conservación de la vegetación.

Atardecer en la Marina del Carmolí.
Zona de aportes hídricos y sedimentos al Mar Menor

En la Marina desembocan, entre otras, tres grandes ramblas procedentes del Campo de Cartagena: del Miedo, Miranda y del Albujón esta última con un caudal permanente, y que en ocasiones vierten una gran cantidad de agua al Mar Menor, sobre todo cuando hay importantes precipitaciones torrenciales, lo que provoca el arrastre de sedimentos que provienen de los cultivos cercanos a la laguna así como de los pesticidas y herbícidas utilizados en dichas plantaciones que ocasionan una contaminación importante en la laguna y contribuyen gravemente al deterioro del ecosistema, provocando la muerte de gran cantidad de animales y algas como ocurrió en los meses de agosto y septiembre de 2005.
Rambla de Miranda.


Rambla del Albujón.
Además los sedimentos drenados provocan una eutrofización en las aguas lagunares que en conjunto con otros factores de alteración del ecosistema se traduce en un desequilibrio ecológico con consecuencias, a veces inesperadas y bastantes graves, como la invasión de las medusas Cotylorrhiza tuberculata ( huevo frito ) y la Rhizostoma pulmo ( medusa blanca ) a finales de los años ochenta del pasado siglo, ésta última con un picadura urticante, que además de los daños que han provocado en la fauna del Mar Menor, desplazando por ejemplo a otras especies de medusas autóctonas totalmente inocuas como la Aurelia aurita o contribuyendo en parte a la desaparición del caballito de mar, han ocasionado una serie de costes económicos con el fin de erradicarlas, aunque hasta el momento no ha sido posible.