BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE MARZO DE 2010

EL TIEMPO

domingo, 28 de julio de 2013

EL AGUA QUE "PICA"

Se acabaron los largos baños y buceos en el Mar Menor este año, al menos en la cubeta sur. Desde principios de junio, curiosamente coincidiendo con la puesta de las redes "antimedusas", que acorralan a los bañistas en las llamadas "zonas de baño", las aguas de esta zona "pican". ( Vease:"Las inútiles medidas de protección contra las medusas I, II y III de las fechas 24 y 30 de julio y 6 de agosto de 2011 ).

Este picor al que me refiero es un escozor o incluso dolor que se produce en las partes más sensibles del cuerpo como axilas, genitales y cuello cuando uno está bañándose en sus aguas.

Estos "picores" pueden acabar como un simple escozor que se prolonga al salir del agua o en sarpullidos y rojeces en las zonas afectadas, como si se tratase de una picadura de medusa o una reacción de la piel a un producto extraño.

Los picores comienzan al poco tiempo de estar en el agua, con lo cual se hace insorpotable darse un baño más o menos largo como corresponde al veraneante que está de vacaciones y que huye del calor intentando refrescarse en el Mar Menor o simplemente del que quiere disfrutar de las maravillas que nos ofrecen sus fondos buceando en sus aguas.

Como ejemplo me puedo poner yo mismo, por la temática del blog y por las declaraciones, artículos, etc... que hago, supongo que a estas alturas nadie duda de mi pasión por esta laguna, sin embargo este verano no me he metido en el agua más de tres o cuatro veces hasta ahora y cuando lo he hecho he tenido que salirme a la media hora, aguantando mucho, ya que a los cinco minutos de estar en el agua ya comienza a "picar".

Otro ejemplo significativo es el de mi madre y sus amigas, normalmente sus baños solían ser de una hora u hora y media mientras charlaban tranquilamente en el agua sobre sus cosas, este año su baño no dura más de media hora y la causa siempre es la misma: los picores que empiezan a sentir al poco tiempo de estar "a remojo".

No obstante estos "picores" no son nuevos de este año sino que ya vienen afectando a los bañistas varios años y por supuesto las autoridades compententes sin hacer caso ninguno de estas molestias, y sin investigar que es lo que puede producirlas para poner remedio, ¡vergonzoso una vez más!

Yo tengo dos teorías sobre esto, que aunque creo que no son descabelladas, quiero insistir en que solo son teorías sin comprobar.

La primera de ellas es que estos picores están producidos por células urticantes desprendidas de las medusas, tanto de las vivas como de las muertas. Una de las principales causas de esta "sopa de células urticantes" que se forma podría ser precisamente que las medusas al quedar atrapadas en las redes y romperse en ellas literalmente, liberen estas células urticantes que quedan flotando en el agua. A su vez al recogerlas con los "barcos pelícano" también se rompen y sus células urticantes quedan igualmente en el agua. Por lo que creo que este sistema que nos quieren "vender" como eficaz para su fin, lo único que hace es agravar la situación.

La segunda teoría es que estos "picores" estén producidos por productos químicos procedentes de las tierras de cultivo del Campo de Cartagena y que penetran en el Mar Menor a través de las ramblas que desembocan en él, sobre todo desde la rambla del Albujón y por eso es que este fenómeno se nota más en la cubeta sur.

Incluso podría ser una combinación de ambas la causa de estos "picores".

Si finalmente la causa resultará ser alguna de las dos citadas anteriormente, la solución sería relativamente fácil.

En el caso de que la causa fuera la muerte y descomposición de las medusas debido a las redes y los "barcos pelícano", está claro que dejando de usar este método tan ineficaz contra las medusas, los "picores" se acabarían.

Si fuera la reacción de los productos químicos con la piel, el problema se arreglaría no dejando que esos productos químicos llegaran a las aguas del Mar Menor. Esto se podría solucionar invirtiendo en una depuradora eficaz en la rambla del Albujón.

Si es que no fuera ninguna de las dos causas expuestas, la solución sería invertir en investigar que es lo que produce esos "picores" en lugar de invertir cantidades ingentes y vergonzantes de dinero en la puesta en marcha de un dispositivo tan ineficaz para acabar con el problema de las medusas como perjudicial para el ecosistema del Mar Menor.

Así que señores y señoras de la Administración a ver si van tomando nota de los problemas que afectan al Mar Menor, si es que alguna vez le ha interesado algo relacionado con la laguna, lo cual pongo en una seria duda, y se ponen a trabajar en serio en dar soluciones eficaces en lugar de gastar el dinero en "parches" de cara al turismo, que cada vez será menor, como ya se va comprobando, debido no solo a la crisis económica sino al deterioro del ecosistema del Mar Menor. Y por si aún no se han dado cuenta, que parece que sea así, eso afecta a todos los sectores de la economía de esta comarca desde los comercios a la hostelería, pasando por la pesca, inmobilarias, servicios, etc...

sábado, 13 de julio de 2013

PECES EN EL MAR MENOR: EL CHIRRETE DEL MAR MENOR


Taxonomía:

Phyllum: Chordata ( Cordados )
Subphyllum: Vertebrata ( Vertebrados )
Clase: Osteichthyes ( Osteictios )
Orden: Atheriniformes
Familia: Atherinidae
Género: Atherina
Especie: boyeri Risso, 1810
Nombre común: Chirrete, pejerey, chucleto, abichón
Inglés: Sand smelt

Atherina boyeri en fondo de Cymodocea nodosa
Descripción:

Es un pez de pequeño tamaño, cuerpo ahusado y alargado, de cabeza grande con ojos muy grandes como todos los de la familia Atherinidae.

El cuerpo es de color verde oliva y lo atraviesa una línea de color claro plateada verdosa, en toda su longitud. Tiene unos puntos negros en la zona dorsal. La boca es grande y dirigida hacia arriba.

Atherina boyeri

Tiene dos aletas dorsales, la anal está a la misma altura que la segunda dorsal, casi simétrica a ella, y ambas empiezan después de las aletas pectorales, la aleta pélvica no es muy grande y la caudal es heterocerca y escotada.

Puede llegar a medir hasta 94 mm los machos, las hembras suelen ser un poco más pequeñas y llegan hasta los 87 mm ( Andreu Soler, A. et al, 2003 ) y 130 mm según otros autores.

En el Mar Menor tiene una esperanza de vida de hasta tres años. ( Andreu Soler, A. et al, 2003 )

Hábitat y ecología:

Aunque es pelágico, es común encontrarlo en aguas muy someras y cerca de los espigones colocados en la costa al resguardo de la batida de las olas, suele ir en cardúmenes más o menos grandes, aunque ocasionalmente se pueden encontrar individuos aislados, normalmente enfermos y muy debilitados. En bastantes ocasiones parasitados por un isópodo, Mothocya epimerica ( Andreu Soler, A. et al, 2003 ), una especie de "piojo de mar".


                                                            Atherina boyeri con parásito

Isópodo Mothocya epimerica, parásito de Atherina boyeri,

Es una especie que tiene un gran valor comercial debido a que su carne es bastante apreciada. Junto con la dorada, la lubina y los mújilidos es una de las principales especies que se pescan en el Mar Menor.