BIENVENIDO AL BLOG DEL MAR MENOR, INFORMANDO SOBRE EL MAR MENOR DESDE 2010

EL TIEMPO

jueves, 13 de julio de 2017

ESTADO DEL FONDO MARINO Y LA TURBIDEZ DEL AGUA 12-07-17

En el siguiente vídeo se puede observar que el agua del Mar Menor sigue bastante limpia a estas alturas del verano, a día 12 de julio de 2017. Se nota una mejora cualitativa con respecto al verano pasado por estas mismas fechas.

El vídeo está grabado en la cubeta sur, en la zona de Los Urrutias, a una profundidad de 1.10 metros, con una temperatura del agua de 24º C en una día soleado y una brisa de levante muy leve, con lo que el mar estaba muy calmado.

En el vídeo se pueden observar praderas de Cymodocea nodosa en buen estado y algunas manchas de Caulerpa prolifera, así como la transparencia del agua por ahora.

Vídeo del fondo de Mar Menor 12 de julio 2017.

Según algunos investigadores, la claridad que muestran actualmente las aguas de la laguna no quiere decir que se haya acabado con el problema de la turbidez del Mar Menor definitivamente, ya que este hecho no demuestra que haya menos nutrientes en el mar, sólo que podrían estar siendo controlados por el zooplancton existente en la laguna, porque parece ser que las concentraciones de nutrientes siguen siendo muy altas, lo que podría hacer que una momento dado si cambiaran las condiciones pudiera darse de nuevo el fenómeno de turbidez excesiva que ya se produjo en los dos años anteriores e incluso de peor forma, ya que al haber desaparecido la flora en un porcentaje cercano al 85%, en las zonas más profundas hay más nutrientes disponibles en la columna de agua para el fitoplancton, causante que se sepa de momento de la turbidez del agua.

También parece ser que la creencia o casi la certeza que se tenía de que las medusas podrían actuar como filtros para mejorar la calidad del agua, se está poniendo en duda, aunque en realidad no se tienen datos cuantitativos que indiquen una cosa en un sentido u otro. No obstante un hecho objetivo que si demuestra la observación, es que los años en que la turbidez de la laguna fue mayor, años 2015 y 2016, las poblaciones de medusas descendieron mucho. Aunque también pudiera ser que el hecho de esta coincidencia se debiera a que cuando había más medusas el ecosistema no estuviera tan colapsado y tan al límite.

En todo caso yo soy optimista y creo que el Mar Menor tarde o temprano se recuperará si se aplican las medidas necesarias y no se vuelven a cometer los mismos errores del pasado.

Aunque surgen varias cuestiones difíciles de responder de momento: ¿necesitará mucho tiempo para recuperarse o su capacidad de autoregeneración es tan grande que en poco tiempo será capaz de recuperarse?, esta pregunta de momento nadie es capaz de responderla, podemos especular con la respuesta, pero realmente nadie sabe a ciencia cierta que pasará. Mi opinión personal es que seguramente tendrán que pasar bastantes años, quizá décadas para que realmente se produzca una recuperación total, pero si se mantienen en el tiempo las medidas que se deben aplicar en la gestión de la laguna, iremos viendo mejoras año tras año.

Otra cuestión que se hacen los investigadores es: ¿volverá a ser el mismo Mar Menor que habíamos conocido, como ecosistema?, es otra incógnita más, seguramente y en eso están de acuerdo la mayoría de investigadores, su recuperación supondrá un cambio en el ecosistema y probablemente no volverá a ser exactamente el mismo, con las mismas especies y condiciones físico-químicas.

Pero si que hay una cuestión que podemos contestar sin miedo a equivocarnos y es: ¿cómo hemos llegado a este punto?, últimamente se ha escrito mucha literatura sobre esto, por lo que lo voy a sintetizar brevemente. Hemos llegado a este punto por la ambición y la codicia de una clase política que lo único que ha buscado siempre es sacarle el máximo rendimiento económico a la laguna sin tener en cuenta las advertencias que les han ido haciendo los científicos especializados en medio ambiente y en el Mar Menor en concreto.

Y no me refiero a los últimos veinte años, como quieren a estas alturas hacernos creer algunos; no, el juego politico debe acabar definitivamente, que no os engañen, el problema viene de mucho más lejos, concretamente de los años 60, aunque si somos rigurosos seguramente nos podríamos remontar a mucho antes.

viernes, 3 de marzo de 2017

LLEGANDO LA PRIMAVERA, 26 de febrero


Prado de vinagrillo ( Oxalis pes-caprae ) y otras hierbas en el campo del Carmolí.
 
Ya está llegando la primavera y este hecho se traduce en el paisaje, los campos se muestran multicolores, predominando sobre todo los colores blancos y amarillos, salpicados de verdes y algunos morados que le dan un bonito contraste.

 Pradera de Diplotaxis erucoides en la rambla del Albujón.

También se nota en las temperaturas, más suaves ya que en semanas anteriores, aunque todavía hay que abrigarse un poco. Este fin de semana las temperaturas han rondado los 20º, unos grados arriba o abajo, y ha sido en general más o menos soleado, aunque el viernes y el sábado estuvo un poco nublado en algunos momentos. Sin embargo los vientos han sido más calmados y eso se ha notado en el mar, que estaba bastante calmado.

 Vista general del Mar Menor desde Los Urrutias, el día 26 de febrero de 2017.

 El agua sigue turbia, aunque con la quietud del mar, los sedimentos se depositan en el fondo y puede dar la sensación de estar clara, incluso cristalina en la orilla, unos metros más adentro se puede constatar su turbidez.


 Así se veía el agua en la orilla de Los Urrutias el día 26 de febrero de 2017.

La rambla del Albujón y las otras ramblas siguen drenando grandes cantidades de aguas contaminadas con sedimentos procedentes de los campos circundantes, saturadas de nitratos, herbícidas y plaguícidas, en este sentido nada  ha cambiado, el "vertido 0" está muy lejos de ser alcanzado, si no se empieza a gestionar en serio la agricultura para que sea compatible con el ecosistema. El problema que tenemos encima es muy grave y si esto no se hace con rapidez, podría ser  demasiado tarde para el Mar Menor y mientras nuestros políticos siguen peleándose por sacar réditos electorales en lugar de solventar el problema.


 Desembocadura de la rambla del Albujón el día 26 de febrero de 2017, se puede observar el gran caudal que desemboca en el Mar Menor desde la rambla.

Por otro lado, algo se está haciendo bien, y es la repoblación vegetal de la franja que se roturó en La Marina del Carmolí para soterrar la tubería que desviará los drenajes desde la rambla del Albujón a las infraestructuras de la comunidad de regantes Arco Sur, atravesando la rambla de Miranda. 

Aunque parece que hay a quien no le parece bien la medida, como otras medidas que se han tomado, supongo que de nuevo tendrá algo que ver la política.

Replantación en la zona roturada de La Marina del Carmolí 26 de febrero de 2017.

Por lo demás siguen cometiéndose irregularidades que quedan impunes, debido a la falta vigilancia de la zona, no porque los agentes ambientales lo estén haciendo mal ni mucho menos, ellos realizan una labor excelente, sino porque se necesitan más recursos humanos para poder vigilar una zona tan extensa y delicada ambientalmente de forma exhaustiva.

Desde aquí pediría a las autoridades competentes que se planteen la posibilidad de ampliar la plantilla de agentes ambientales en la zona y de vigilantes dentro de la laguna.

Estas irregularidades van desde gente haciendo motocross en zonas sensibles como Lo Poyo y los arenales de Los Nietos, pasando por los aeromodelistas que molestan a las aves en la rambla del Beal, lugar tradicional donde se suelen poner todos los fines de semana  y que es zona ZEPA, redes ilegales dispuestas casi en la orilla, pescadores sin licencia en la orilla y que se llevan piezas por debajo de las medidas permitidas, caza ilegal, pasadas con maquinaria pesada por la playa, la mal llamada "regeneración de playas",... en fin un largo etcétera.


 Motoristas en los arenales de Los Nietos, pasando por encima de las replantaciones hechas por ANSE en la zona.

Menos mal que aun así las aves siguen sobreviviendo en la zona y últimamente se han visto algunas especies interesantes, rarezas como el negrón especulado o el porrón pardo, este último siempre en balsas de riego, no dentro de la laguna.

 Negrón especulado ( Melanita fusca ) en la zona de los arenales de Los Nietos, 26 de febrero de 2017.

 Porrón pardo ( Aythya nyroca ) en balsa de riego de uno de los campos circundantes del Mar Menor, 26 de febrero de 2017.
 
También son interesantes algunas plantas que han florecido recientemente con este casi principio primaveral, como son algunas orquídeas, crucíferas y compuestas.

 Orchis collina, 26 de febrero de 2017.

 Orchis collina, variedad hipocromática, 26 de febrero de 2017.

 Diplotaxis erucoides, rambla del Albujón, 26 de febrero de 2017.

Agradecimientos a José Antonio López Espinosa por su ayuda en la identificación de las plantas que aparecen en el artículo.
 





jueves, 2 de febrero de 2017

20 de enero de 2017

Este año ha empezado con temperaturas anormales para esta zona y nuestro clima, tras unos días de temperaturas muy bajas, incluso en algún momento bajo cero, se produjo un fenómeno nada normal en la comarca del Mar Menor y el día 18 de enero cayó una nevada, que no llegó a afectar a toda la zona, pero si a algunos lugares del entorno marmenorense, como algunos pueblos de litoral o cercanos a él y la sierra de Atamaría.

Sierra de Atamaría nevada a la altura de la carretera del LLano del Beal. Fotografía de Javier Noguera, 19 de enero de 2017

Aunque es un fenómeno raro en la zona, no ha sido la única que ha pasado en este siglo, ya que el 27 de enero de 2005 también cayó una gran nevada en la zona de La Manga del Mar Menor y Cabo de Palos.

Nevada en Cabo de Palos, 27 de enero de 2005. Fuente: Educarm.es

Tras esta nevada, el día 19 de enero hubo unas fuertes precipitaciones que vinieron en el peor momento para la laguna, ya que empeoraron aún más la situación de las playas y campos circundantes del Mar Menor, los campos que empezaban a secarse de las fuertes lluvias de diciembre, no llegaron a hacerlo y "llovíó sobre mojado" y se anegaron de nuevo, llevando la escorrentía del agua, los sedimentos y con ellos los nitratos, fosfatos, plaguicidas, herbicidas, metales pesados y demás hacia el Mar Menor, ya fuera campo a través o por las ramblas que desembocan en él, no solo la del Albujón, aunque esta sea la de mayor aporte de contaminantes hacia la laguna. Con lo que el "pobre" Mar Menor, no sale de una para meterse en otra.

Rambla del Miedo vertiendo al Mar Menor, normalmente esta rambla no tiene ese canal tan ancho, pero después de las lluvias de diciembre y enero se ha ensanchado mucho más, por lo que el caudal de agua vertida a la laguna es mucho mayor.

El resto de días de la semana hubo fuertes vientos y el tiempo estuvo muy nublado.

 Aspecto del Mar Menor después de las lluvias, el día 20 de enero de 2017, se puede ver un color marrón nada saludable, debido a los sedimentos arrastrados hacia sus fondos.

 El aspecto del agua no era nada saludable esos días.

 El día 20 de enero volvió a ocurrir otro fenómeno raro y curioso en la zona, un pequeño tornado.

Aunque parece que no es un hecho insólito, ya que hay registros de otros pequeños tornados anteriormente en fechas relativamente recientes. Como el que hubo 8 de febrero de 2008 o el 12 de septiembre de 2015.

Ver tornado de 20 de enero de 2017

Fuente: anónimo de Youtube.

A pesar de ello pude salir al campo y observar algunas aves como las siguientes: ánade real, cigüeñelas, lavandera común, busardo ratonero, águila calzada, aguilucho lagunero, cernícalo vulgar, garceta grande, garceta común, corrlimos común, vuelvepiedras, archibebe claro, cerceta común, focha común, polla de agua, gaviota reridora, gaviota patiamarilla, cormorán grande, garza real, espátula, flamenco, zarapito real, mirlo común, estornino negro y pinto, zorzal común, pardillo común, verderón, gorrión común, verdecillo, jilguero, bisbita común, colirrojo tizón, tarabilla común, tórtola turca, paloma bravía, paloma torcaz, mosquitero común, avión roquero, zampullín cuellinegro, somormujo lavanco, chorlito gris, porrón común, alondras, cogujada común, chorlito dorado y alcaraván.

Espátula en puerto de Los Urrutias

sábado, 21 de enero de 2017

13 y 14 de enero de 2017

Bueno, parece que empezamos el año bastante peor que lo acabamos en el Mar Menor, las lluvias acaecidas en diciembre del año pasado están pasando factura obviamente. Las aguas esta semana están realmente turbias y de un color marrón verdoso muy preocupante.

Se puede observar el color tan poco saludable que tiene el agua

Pinchando en este enlace puedes ver un panorámica desde Los Urrutias:

Vista desde Los Urrutias 15-01-17

Las temperaturas han sido las normales en estos meses, de entre 13º y 16º, la humedad ambiental ha estado rondando el 45%, el viento de norte todo el fin de semana, como suele ser típico en esta época y el cielo soleado con pocas nubes. La sensación térmica de frío ha sido mayor, sobre todo a partir del sábado, ya que ha empezado a subir la fuerza del viento del norte.

El agua en la orilla, tiene un color marrón turbio

Las ramblas siguen drenando el agua de los campos de cultivo y de los humedales del Mar Menor, vertiendo nitratos y otros productos nocivos. El casi vertido cero que se había conseguido en la rambla del Albujón durante unos meses se ha acabado y hemos vuelto al punto incial de antes del verano. Además no sólo es esta rambla la que está vertiendo sus aguas cargadas de nutrientes el Mar Menor, sino también la de Miranda, Miedo, Ponce y otros ramblizos que desembocan en La Marina del Carmolí y en el perímetro en general de la laguna.

Desembocadura de la rambla del Albujón 14-01-17

Desembocadura de la rambla del Miedo 14-01-17

Desembocadura de rambla de Miranda 14-01-17

El nivel del mar, está empezando a ascender de nuevo y han desaparecido ya algunos de los secos que se habían formado, redistribuyendo los sedimentos acumulados en ellos, dejando "escalones" en el agua, que seguramente permanecerán hasta el verano, además de los cienos que se habrán formado al morir las fanerógamas marinas y algas cubiertas por los sedimentos arrastrados por las lluvias.

Ambos fenómenos seguramente perdurarán hasta el verano, dificultando el baño, sobre todo a las personas mayores, como ya pasó el verano anterior, en que varias personas mayores y no tan mayores quedaron atrapadas en el fango y una pareja de ancianos, incluso tubo que ser socorrida en la playa de Los Urrutias por los servicios de emergencia.

Todo ello es consecuencia de los sedimentos arrastrados por las lluvias, pero también del empeño en la mala práctica de regenerar la arena de la costa en años anteriores, y ahora están empeñados de nuevo en cometer el mismo error. Y si el Mar Menor ya estaba delicado antes de las fuertes lluvias de diciembre, aún más después de ellas, ahora el Gobierno Regional va a terminar de rematarlo con estas obras de regeneración de playas, ya que esa arena que depositarán en las playas de cara a Semana Santa, después de este período y antes del verano de nuevo desaparecerá por los temporales e irá a parar al mar, creando más fangos y acabando con las pocas algas y fanerógamas que queden, si es que para entonces hay todavía alguna. ¿No decían que no iban a acometer ninguna acción en el Mar Menor sin el asesoramiento del Cómite Científico?, no creo, ni por un momento que el Cómite haya dado "luz verde" para esta actuación.

A pesar de todo ello, los seres vivos que habitan en la laguna y sus alrededores se empeñan en sobrevivir y estos días he visto: zampullín cuellinegro, zampullín chico, cerceta común, focha común, porrón común, aguilucho lagunero, cernícalo vulgar, búho real, bisbita común, curruca cabecinegra, lavandera común, pardillo común, verderón, verdecillo, gorrión común, colirrojo tizón, tarabilla común, avión roquero, cogujada común, alcaudón real, cotorra argentina, mirlo común, estornino negro, estornino pinto, tórtola turca, paloma torcaz, codorníz, perdíz roja, chorlitejo grande, chorlito gris, archibebe claro, cigüeñela, martín pescador, vuelvepiedras, gaviota reidora, gaviota picofina, gaviota patiamarilla, gaviota de Audouin, alcatraz, pardela cenicienta, alca común, cormorán grande, cormorán moñudo, garceta común y zarapito real.

En la imagen podemos ver un aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) en La Marina del Carmolí, como queriendo huir de los barcos que lo persiguen.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

23 al 27 de diciembre de 2016

Tras las fuertes lluvias ocurridas la semana anterior, durante los días 15, 16 y 17 de diciembre de 2016, lluvias torrenciales como hacia décadas que no se veían en la Región de Murcia y concretamente en la zona del Mar Menor y Campo de Cartagena, que han dejado graves daños materiales y humanos, además de perjudicar gravemente al Mar Menor, ha venido la calma típica de diciembre en los últimos años.

Basuras acumuladas en un campo aledaño a la rambla del Albujón, extraídas de la limpieza de la rambla después de las lluvias torrenciales de la semana pasada.

Estos días la temperatura ronda los 14º y hay una humedad ambiental alta, de un 80% de media, que se nota en el ambiente, ya que aunque los días sean soleados, se nota el frío húmedo. El mar esta en calma y la atmósfera limpia. El viento que sopla es bastante moderado, predominando el noreste.  



Por la noche, debido a la gran humedad del terreno y la bajada de temperaturas se están formando bancos de niebla sobre todo en La Marina del Carmolí, que además con las farolas apagadas, tiene un aspecto fantasmal.

Aspecto fantasmal de la carretera que cruza La Marina del Carmolí.

El agua después de esos días de lluvia estaba muy turbia, debido a las grandes cantidades de sedimentos, cargadas de nuevos nitratos, arrastradas desde los campos de cultivo de alrededor del Mar Menor.

Sin embargo después de pasada una semana, el aspecto del agua estos días es muy distinto, muy cristalino en la orilla y en los primeros metros mar adentro, porque ya se han depositado en el fondo esos sedimentos contaminados arrastrados hacia la laguna, que seguramente formarán nuevos fangos y probablemente habrán hecho que mueran muchas de las algas y fanerógamas marinas que quedaban aún supervivientes en las zonas más someras de la laguna. Así que nadie se engañe por ese aspecto tan aparentemente saludable en la orilla.

Aunque aún se tiene que hacer una valoración científica y exhaustiva de como han afectado estas lluvias al ecosistema, se puede vaticinar que su efecto no debe haber sido positivo.

Agua cristalina del día 24 de diciembre en la orilla de Los Urrutias.

Pinchando aquí puedes ver un vídeo sobre el aspecto del agua en la orilla de Los Urrutias el día 24 de diciembre de 2016.

También la línea de playa ha sufrido un gran impacto, ya que el mar se ha llevado casi toda la arena, que se ha ido acumulando en las zonas más cercanas a la orilla de la laguna, haciendo entre otros efectos negativo que se formen los típicos "secos" ( acumulaciones de arena que forman como escalones en el mar y que en ocasiones, como ahora, sobresalen del mar ), debido por un lado a la bajada del nivel del agua, típico de estas fechas y por otro a la acumulación de la arena que el mar se ha llevado hacia dentro desde la orilla por el temporal.
En la fotografía se pueden ver las cañas acumuladas en la orilla, la bajada tan espectacular del nivel del agua y los secos de arena dentro del mar.

Además estas lluvias acabaron con el famoso "vertido 0" de la rambla del Albujón, ya que después de la riada la rambla ha vuelto a vertir un gran caudal hacia el mar en la bocarambla. Se puede apreciar la diferencia entre la foto de este lugar que ponía hace dos semanas y la de hoy.

Desembocadura de la rambla del Albujón a 24 de diciembre de 2016.

Pinchando aquí puedes ver un vídeo de la desembocadura de la rambla del Albujón el día 24 de diciembre de 2016.

De todo lo expuesto anteriormente en el post se puede deducir que los efectos de estas lluvias no deben haber sido positivos para la laguna, como decía anteriormente. La cuestión es cuanto la ha perjudicado, lo cuál supongo que estarán valorando los expertos.

Aún así, admiro de verdad la capacidad de resistencia del ecosistema marmernorense y de su biocenosis, ya que se siguen viendo gran cantidad de aves tanto en el mar, lo que quiere decir que tienen alimento, como en las zonas aledañas, y estos días he podido ver las siguientes:

En el puerto de Los Urrutias, garceta grande, garceta común, chorlito gris, chorlitejo grande, martín pescador, archibebe claro, gaviota reidora, gaviota picofina, gaviota patiamarilla, cormorán grande, zampullín cuellinegro y charrán patinegro.

En el EDAR de El Algar, he podido ver ánades reales, correlimos tridáctilo, lavandera común, bisbita común, cigüeñela, andarríos bastardo, andarríos grande, andarríos chico, aguilucho lagunero, cernícalo vulgar, tórtola turca, paloma torcaz, mirlo común, estornino pinto, estornino negro, curruca cabecinegra, mosquitero común, petirrojo, colirrojo tizón, gorrión, verderón común, verdecillo, pardillo común, paloma bravia y perdíz roja.

Salinas de Marchamalo, ansar común, un ave rara de ver por nuestra zona y nueva en mi lista, flamencos, garzas reales y chorlitos dorados.

En algunas de las balsas de los campos aledaños del Mar Menor, he visto águila calzada morfo oscuro y morfo claro, busardo ratonero, cerceta común, cerceta carretona, focha común, zampullín chico, zampullín cuellinegro, cormorán grande, cogujada común, avión roquero, agachadiza común.

En Cabo de Palos, he visto cormorán moñudo también.

Ansar común ( Anser anser ) en las salinas de Marchamalo 24 de diciembre de 2016.

Cerceta común ( Anas crecca ) en una balsa de riego en El Algar 26 de diciembre de 2016.

lunes, 12 de diciembre de 2016

10 de diciembre de 2016

Hoy el día amaneció nublado y con neblina, la visibilidad no era muy buena, pero hacia el mediodía comenzó a despejar y al final quedó un día soleado con unas pocas nubes.

La temperatura era muy agradable 19º y un 81% de humedad ambiental, con lo que la sensación térmica no era de frío, de hecho bastaba con ir con ir con un jersey para no tener frío.

Vista del Mar Menor desde Los Urrutias 10 de diciembre de 2016

El mar estaba en calma blanca, y el agua, al contrario que ayer, hoy estaba prístina y cristalina en los primeros metros de orilla.

Aspecto del agua en los primeros metros de la orilla del mar, sorprendentemente cristalina.

Cuando anocheció toda La Marina del Carmolí, la zona de El Algar, e incluso La Unión, se convirtieron en un fantasmagórico y espeso banco de niebla. Yo iba en el coche y puedo asegurar que no se veía nada en
apenas en unos metros.

Fantasmagórico aspecto de La Marina del Carmolí cubierta por un espeso banco de niebla. 

Además había una bonita media Luna, que se veía muy bien en el momento de oscurecer, cuando aún el banco de niebla no era tan espeso.

Media Luna 10-12-16

En el vídeo se puede ver cómo fue el día, en esta vista desde Los Urrutias:


Además de las aves que vi ayer, hay que sumar serreta mediana y martín pescador en Los Nietos, busardo ratonero, águila calzada, andarríos bastardo y andarríos grande en Los Urrutias.

Serreta mediana ( Mergus serrator ) en Los Nietos

También pude comprobar, que si bien la rambla del Albujón, en la boca rambla lleva ya ocho semanas sin verter ni una gota de agua, a pesar incluso de las tres semanas de lluvia intermitentes que ha habido. Se está vertiendo por el lateral derecho, entre las cañas ( se ve al fondo de la fotografía de abajo ), un caudal continuo desde después del verano. Este caudal cada vez se va a haciendo más grande debido a la propia erosión de la arena por el agua.

Aspecto actual de la desembocadura de la rambla del Albujón en la boca rambla. A 10-12-16.
Se puede observar una ancha franja de arena en la orilla del mar, formada delante de la desembocadura, debido a que no se ha vertido hace ocho semanas nada de agua al Mar Menor en esa zona. Sin embargo no es así en las cañas del fondo, por donde existe un vertido continuo desde antes del verano.

En el vídeo podéis ver el caudal de agua:


viernes, 9 de diciembre de 2016

9 de diciembre de 2016

Hoy estaba el tiempo muy nublado, el día gris, ya que ayer por la noche llovió durante horas, aunque la visibilidad era muy buena, debido a una atmósfera muy limpia. El campo y la playa estaban encharcados y la temperatura era de 14º, la humedad ambiental se notaba mucho y era de un 88%, lo que hacía que la sensación de frío fuera mayor, aunque no era excesiva, ya que aún estamos en otoño. El viento de norte moderado ayudaba también a que sensación frío fuera más pronunciada.

Vista del Mar Menor desde Los Urrutias 9-12-16

A todo lo largo de la orilla de la playa, desde la rambla del Albujón hasta Islas Menores, se podía ver espumilla blanca, originada por el batido de la materia orgánica producida por algunas especies del fitoplancton, así como por los restos de animales en descomposición.

Vista de la costa desde Los Nietos hacia Los Urrutias. Se puede ver toda la línea de costa cubierta de espumilla blanca.

Y el mar tenía un color marrón oscuro, debido a los levantes que ha habido días anteriores y a los aportes de barros de las ramblas por las lluvias, además de a las graves condiciones de deterioro en que se haya desde principios de julio de 2015.

Aspecto del agua en la orilla de Los Urrutias 9-12-16

En este vídeo se puede apreciar el día que hacía:

Aspecto de día 9-12-16

Las aves que he podido ver hoy han sido:

En el puerto de Los Urrutias: garceta grande, garceta común, chorlito gris, gaviota patiamarilla, gaviota reidora, gaviota picofina, charrán patinegro, correlimos común, zampullín cuellinegro, somormujo lavanco, bisbita común, lavandera común, verderón, estornino pinto, tarabilla común, garcilla bueyera, archibebe claro, cormorán grande, cotorra argentina.

En el Mar de Cristal: zampullín cuellinegro, somormujo lavanco, bisbita común, andarrios chico, correlimos común, garza real, cormorán grande, gaviota reidora, gaviota patiamarilla, cotorra argentina, cogujada común.

En el Arenal de Los Nietos: zampullín cuellinegro y zampullín cuellinegro.

En el EDAR de El Algar: ánade real, cigüeñela, cernícalo vulgar, estornino pinto, tórtola turca, verderón, gorrión común, verdecillo, jilguero, mirlo común, curruca cabecinegra.


Garceta grande ( Egretta alba ) en el puerto de Los Urrutias

domingo, 11 de septiembre de 2016

UNA OPINIÓN MÁS SOBRE LA SITUACIÓN DEL MAR MENOR


Lo escrito aquí es solo una simple y modesta opinión del que escribe, como apasionado del Mar Menor y como persona sensibilizada por el medio ambiente y su importancia en nuestra salud y nuestras vidas en general, por lo que es posible que al lector no le interese lo más mínimo, se posicione en contra o a favor de la misma, o que esté muy interesado. En cualquier caso vaya por delante que no quiero suscitar polémica con el contenido del artículo, solo tengo intención de hacer una reflexión sobre la situación actual del Mar Menor y su gestión, ya que nadie tiene la verdad absoluta, como pretenden algunos.

En todo el tiempo que dura la polémica de cómo dar un diagnóstico y posterior solución a una situación tan difícil como la que está pasando el Mar Menor, no he escrito ningún artículo nuevo en el blog, ya que no podía seguir escribiendo con normalidad sobre un mar en el que ya ni siquiera me baño dado su estado, lo que no quiere decir que haya perdido interés por su salvación. Todo lo contrario, tengo más interés que nunca en ello.

Para empezar, mucha gente me pregunta que si realmente sus aguas son o no aptas para el baño, mi respuesta siempre es la misma: no sé si sus aguas son o no aptas para el baño, ya que aunque hay una página dela Consejería de Sanidad y Política social que cada quince días se actualiza con los resultados de los análisis de aguas de la laguna y que afirma que si lo son, en mi opinión no dan datos suficientes para tener credibilidad acerca de la situación sanitaria del Mar Menor. En esta página sólo dan información sobre Enterococos intestinales y E. coli, es decir bacterias que pudieran ser causantes de diarreas y de gastroenteritis, propias de aguas fecales y muy contaminadas. Pero creo que faltarían otros parámetros importantes a tener en cuenta, como serían las concentraciones de fitoplancton tóxico, que pueden provocar graves enfermedades en altas concentraciones y que pudieran afectar a la fauna y flora del mismo modo  y trazas de metales pesados, sobre todo por la influencia de estos últimos en los productos provenientes de la pesca o marisqueo. 

Con ello no quiero decir que esos datos estén alterados con respecto a parámetros estandarizados, que según otras fuentes no lo están aún, pero no costaría trabajo ninguno mostrar también esa información y evitar de esta manera suspicacias. Tampoco costaría trabajo especificar en qué lugares se han tomado exactamente las muestras de agua, ya que según donde se tomen podrían arrojar unos u otros resultados que podrían estar sesgados.

No obstante sus aguas desde luego no llaman al baño, dado el aspecto que presentan.

 Fotografía tomada el 20-08-16 a medio metro de profundidad, se puede apreciar el color verdoso del agua y la turbidez, ya que la medusa que sale en la foto, no se hallaba a más de un metro mío.

Con esto no estoy descubriendo nada nuevo a ningún habitante de los pueblos circundantes a la laguna, ni a ningún turista que haya estado este verano visitando el Mar Menor. De hecho por desgracia, uno de los sectores que ha salido más perjudicado de esta situación de dejadez por parte del Gobierno Regional y el Ayuntamiento de Cartagena, ha sido el hostelero.

Me da realmente pena cuando en plena hora del baño por la mañana, me estoy refiriendo entre las 12.30 y 14.00 horas, cuando otros veranos ha estado el mar lleno de gente bañándose, no había nadie o dos o tres personas en muchas ocasiones, en otras quizá veinte como mucho solamente en todo el espacio del mar que abarcaba mi vista, que podría ser de unos dos kilómetros de playa. Así un día tras otro.

Playa de Los Urrutias 15-08-16, a las 13.00 horas, plena hora del baño, no había nadie en el agua desde Puntabrava hasta el club naútico.

¿Y todo esto a que se debe?

Pues simplemente a la dejadez, abandono y permisividad del Gobierno Regional y el Ayuntamiento de Cartagena en las agresiones al Mar Menor durante unos cuarenta años, no sólo durante los últimos veinte años como quieren hacer creer muchos con intereses electoralistas claros, lo cual me parece de lo más rastrero dicho sea de paso. ¡Basta de ponerse medallitas ecologistas a costa del desastre medioambiental de nuestra laguna salada!

Los problemas medioambientales de la laguna se le han explicado muy claros desde hace muchísimos años, más de treinta, a los diferentes equipos de gobierno y la oposición que han ido pasando por el Gobierno Regional y el Ayuntamiento de Cartagena desde los años ochenta, pero siempre han hecho oídos sordos. Hasta que les ha explotado el problema en la cara.

Si ahora se le están empezando a dar soluciones a los problemas del Mar Menor es gracias a especialistas en ecología, biologos, asociaciones ecologistas, asociaciones de vecinos y plataformas sociales que han puesto de relieve en las redes sociales y medios de comunicación la situación de nuestra laguna y la ineficacia, ineptitud y pasividad de los políticos de la región con respecto a este tema, de manera que a nuestros mandatarios y a la oposición, no les ha quedado otra opción que empezar a moverse e intentar poner soluciones para no ser la vergüenza nacional una vez más.

Estos problemas ambientales, aunque realmente son muy complicados, se pueden resumir de la siguiente manera: los derivados del dragado de la gola del Estacio, de la agricultura intensiva, de la urbanización masiva y del dragado y regeneración de playas. 

El conjunto de todos ellos ha dado lugar, por un lado a que el Mar Menor haya pasado de ser un mar oligotrófico a ser un mar eutrófico casi en un tiempo récord, es decir de tener aguas cristalinas, sin prácticamente materia orgánica ni fitoplancton en suspensión a ser un mar como el actual, de color verdoso con fitoplancton y materia orgánica en suspensión muy abundante. Lo que le da ese aspecto turbio y poco saludable que tiene ahora mismo y por otro lado también ha dado lugar a los abundantes fondos fangosos con los que cuenta actualmente, tan peligrosos para los bañistas, sobre todo personas mayores y niños, que o bien quedan atrapados en ellos o provocan caídas. De hecho hay varios tramos de playa en los que está prohibido el baño debido a esta razón.

A su vez han provocado que el Mar Menor haya visto alteradas sus condiciones físico-químicas, como la salinidad y temperatura, lo que ha propiciado la entrada desde el mar Mediterráneo de especies invasoras, algunas de las cuales han perjudicado gravemente la fauna y flora típicas de la laguna.

Y por supuesto el deterioro de los humedales que existían en su perímetro, que actuaban como filtros verdes naturales, además de un pérdida muy grande de la biodiversidad existente debido a su importancia como zona de descanso, cría y alimentación de gran cantidad de especies de aves.

¿Qué problemas sociales hay?

A mi entender, en el tema del Mar Menor, además de un grave problema ambiental, existe un conflicto social importante.

Quiero decir con esto que hay un enfrentamiento de intereses sociales, por un lado ecologos, ecologistas y apasionados del Mar Menor en general, queremos un ecosistema limpio, saneado y en equilibrio, donde pueda sobrevivir la fauna y flora típica del Mar Menor, a la vez que sea compatible con el uso y disfrute de la laguna, incluyendo el baño y la pesca, por otro lado los veraneantes que vienen a pasar alguna temporada y que lo quieren es una “piscina”, es decir un mar limpio donde se puedan bañar, tan limpio que no quieren que haya ni algas, y que además tenga playas de arena kilométricas, aunque todo ello sea a costa de la fauna y flora de sus fondos y por último está el grupo más nefasto para el ecosistema marmenorense, que son nuestros políticos, a estos lo único que les interesa es el aspecto de rendimiento económico que pueda dar, sin importarles lo más mínimo si está o no sano el ecosistema  y por supuesto el rédito electoral que le puedan sacar a esta situación.

De forma que en mi oponión hasta que esos tres grupos sociales no lleguen a un acuerdo común, creo que no se va a solucionar el gran problema ambiental de la laguna, lo cual va a ser muy difícil dado que parece que "hablamos" distintos idiomas.

Por supuesto este problema ambiental, ha acabado por ser un gran problema económico para la Región de Murcia como ya se les iba advirtiendo a nuestros políticos desde hace varias décadas. 

Los problemas ambientales normalmente llevan aparejados siempre graves problemas económicos para la zona afectada, pero eso no parece entenderlo la clase política, que solo entiende de réditos electorales y de dinero.

No obstante quiero ser optimista aunque sea difícil y pensar que algún día, a muy largo plazo, se podrá solucionar este desastre ambiental, pero comparto la opinión de algunos de los mejores especialistas en la problemática del Mar Menor de que nunca volverá a ser el mismo que fue.

martes, 16 de agosto de 2016

AVES DEL MAR MENOR: AGUILUCHO LAGUNERO OCCIDENTAL ( Circus aeroginosus ) EN IMÁGENES

Aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) perseguido por gaviota patiamarilla ( Larus michahellis )

Aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) acosado por gaviota patiamarilla ( Larus michahellis )

Aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) y flamencos ( Phoenicopterus ruber ) en el Mar Menor, al fondo La Manga del Mar Menor y la isla Perdiguera.

Hembra adulta de aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) por la Marina del Carmolí ( Mar Menor. Murcia. España )

 Aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) maniobrando sobre el Mar Menor, al fondo la isla Perdiguera y La Manga del Mar Menor.

Aguilucho lagunero macho adulto ( Circus aeroginosus ) volando sobre La Marina del Carmolí.

Hembra adulta de aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) volando sobre la La Marina del Carmolí.

Hembra adulta de aguilucho lagunero ( Circus aeroginosus ) volando sobre La Marina del Carmolí.